Curiosidad Social

enero 8, 2014

Marco Iacoboni: Neuronas espejo

Filed under: Uncategorized — J C Rubio Jiménez @ 11:31 am
Tags: ,
 
 
 
El Neurocientífico Marco Iacoboni repasa los fantásticos poderes de las neuronas espejo.
 

Vídeo de Redes 56: “Mentes conectadas sin brujería”.

http://www.youtube.com/watch?v=NORRb11M05k

.

.

Martine Franck & Richard Kalvar – Lavazza Calendar February 2001

Anuncios

marzo 10, 2013

Molly Crockett: Cuidado con las Neurotonterias

Filed under: Uncategorized — J C Rubio Jiménez @ 11:11 am
Tags: , ,

neurotonterias

 

http://www.ted.com/talks/lang/es/molly_crockett_beware_neuro_bunk.html?source=facebook#.UTxa0LI99n1.facebook

julio 14, 2011

RESISTIR LA TENTACIÓN (LA AMIGDALA Y EL LÓBULO FRONTAL)

Filed under: Uncategorized — J C Rubio Jiménez @ 9:03 am
Tags: ,


Walter Mischel y sus colegas de la Universidad de Columbia, Nueva Cork, llevaron a cabo un estudio que ilustra la importancia de demorar la gratificación de un objeto deseado. Para ello, examinaron la capacidad de niños de 4 años para retrasar la gratificación:

“El niño estaba sentado a una mesa en la que había un exquisito bombón. En un momento dado el investigador abandonaba la habitación durante cinco minutos porque aparentemente tenía que ir a buscar algo y informaba al niño de que no se comiera el bombón mientras estuviera solo. También se le decía que si no se comía el bombón, cuando el experimentador regresara podría comerse dos”

En este estudio y otros del mismo equipo de investigadores se obtuvieron dos resultados importantes.

-. Se observó que los niños eran capaces de esperar más tiempo si podían distraerse del bombón o si se le alentaba a pensar en sus cualidades abstractas (la forma, el tamaño) y no en el rico sabor, puesto que pensar en lo placentero que será comerse un fabuloso bombón no es de gran ayuda si uno está intentando evitarlo. Por otro lado, es una tarea difícil –la mayoría de los niños cedían a la tentación y se comían el bombón, e incluso los que resistían no tenían más remedio que cruzarse de brazos o desviar la mirada-. A esta edad, el cerebro es aún relativamente inmaduro, y los lóbulos frontales, que nos ayudan a controlar los impulsos y nos permiten contenernos, no están desarrollados del todo hasta la edad adulta.

-. El segundo resultado, más discutido, fue que los niños de 4 años que habían exhibido el máximo autocontrol se convirtieron en adolescentes que en los estudios tuvieron más éxito que sus compañeros impulsivos. Los niños con dominio de sí mismos más adelante obtuvieron puntuaciones mejores en test de perseverancia, concentración e incluso en pruebas cognitivas (funciones ejecutivas). En la adolescencia, los niños con autodominio parecían más capaces de afrontar el estrés y ciertas situaciones sociales que los niños que no resistieron a la tentación. Estas investigaciones defendían que ser capaz de controlar los impulsos a una edad temprana influye en el éxito académico y en las destrezas sociales del futuro. Resistir a la tentación es siempre más difícil que sucumbir a ella.

Para tener un buen rendimiento académico, los niños necesitan aprender a controlar conductas impulsivas y a inhibir acciones emocionales ante ciertos sucesos. Por otro lado, para que se produzca un aprendizaje óptimo, los estudiantes han de ser emocionalmente competentes, es decir han de ser capaces de contenerse y refrenar reacciones impulsivas.

Algunos estudios sobre la amígdala y los aspectos impulsivos del procesamiento emocional sugieren que la capacidad para actuar y reaccionar con inteligencia emocional tiene que ver con que exista comunicación entre distintas zonas del cerebro. Esto requiere interacción de las regiones de niveles profundos que procesan emociones de manera automática, inconsciente y sumamente rápida, y de las estructuras cerebrales muy evolucionadas (corteza prefrontal) que se ocupan de procesos cognitivos más conscientes, como la planificación y la toma de decisiones (funciones ejecutivas)

Fuente: adaptado de COMO APRENDE EL CEREBRO  de Sarah Blakemore y Uta Frith

febrero 14, 2009

la química del amor

Filed under: Uncategorized — J C Rubio Jiménez @ 12:15 pm
Tags: , ,

febrero 13, 2009

Morirse de envidia

Filed under: Uncategorized — J C Rubio Jiménez @ 6:49 pm
Tags: , , ,
La foto no tiene nada que ver con el articulo

La foto no tiene nada que ver con la entrada

Investigadores Japoneses han publicado en Science un trabajo en el que estudian qué partes del cerebro se activan cuando una persona se siente mal por el éxito de otra, o cuando se le desea mal a alguien por sus éxitos, y han encontrado que son las mismas que las que intervienen cuando se produce un dolor físico.

En los estudios sobre activación cerebral se mide el flujo sanguíneo ante un estímulo y sirven para identificar la ubicación de los circuitos que regulan las actividades humana.

El cerebro se anticipa a las acciones, se activan las partes que actúan en un momento determinado (por ejemplo, la visión ante la imagen de un peligro), y también las que el organismo aprende que van a ocurrir después (dolor, por ejemplo). Así, la envidia podría ser un mecanismo de defensa ante el posible daño que nos puede causar el éxito de otro.

Los científicos japoneses hicieron dos estudios de resonancia magnética en 19 sujetos sanos, y analizaron sus respuestas a dos emociones. Por un lado, descubrieron que la envidia estimula la corteza cingulada anterior dorsal, que se asocia al dolor físico. La alegría ante el mal ajeno activaba el estriado ventral, que procesa las recompensas. Además, relacionaron ambos procesos, y vieron que la señal era más intensa cuando algo malo le pasaba a alguien a quien se odiaba.

Fuente: El País. La envidia duele. El deseo de lo ajeno activa las mismas zonas cerebrales que el daño físico. EMILIO DE BENITO – Madrid – 13/02/2009

Y la foto es de Eugene Smith (Deleitosa -Cáceres- )

Me gustaría que sacaras las ideas principales de la siguiente audición: ¿cómo entienden la envidia los niños de diferentes culturas? (canal UNED)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.